2021 ha empezado bien, mejor de lo esperado. Por eso los principales actores del sector inmobiliario se sienten optimistas sobre el escenario en el que nos adentraremos este año. Y es que a pesar del parón económico sufrido entre marzo y abril del año pasado, las cifras se han ido recuperando paulatinamente. De hecho, el número de hipotecas formalizadas en 2020 ascendió a 333,721, una cifra muy cercana a las 361,291 hipotecas del 2019. Una prueba contundente que indica la robustez del sector inmobiliario español. Así pues las previsiones del sector hipotecario para este 2021 son halagüeñas aunque el camino no estará exento de dificultades.

¿Cómo ha afectado el COVID a las hipotecas?

El descenso de las transacciones vivido en 2020 era una cuestión previsible dado el fuerte impacto económico que ha tenido la pandemia sobre las familias. Sin embargo, de cara a finales de 2021, la Federación de Asociaciones Inmobiliarias (FAI) prevé una mejora de las cifras, llegando a alcanzar el medio millón de ventas en el mercado de las transacciones. Una de las principales razones para ello será el comportamiento del Euribor, que se mantendrá en negativo durante todo el año.

Y es que este índice ha sido clave en la evolución del mercado hipotecario. “Llevamos ya 5 años con un Euríbor negativo y parece que continuará así durante este año» afirma Silvia Escámez, cofundadora y directora de Prohipotecas. Por otro lado, la experta hipotecaria destaca que será «difícil que el índice caiga por debajo de ese 0,5%, ya que los bancos estarían penalizados por sus reservas”. En este sentido, además, el Banco Central Europeo (BCE) ya adelantó que no planea subir los tipos de interés hasta el segundo semestre del año a expensas de ver cómo evolucionan las vacunaciones y la pandemia.

Otra de las cuestiones a destacar de cara a este 2021 será el comportamiento de las subrogaciones hipotecarias. 2020 registró un aumento del 15% de este tipo de transacciones por lo que los expertos aseguran que este año esta cifra será mayor. Uno de los principales motivos para ello es que las ofertas de los bancos son las más atractivas desde hace años.

Nuevas tendencias en el sector hipotecario e inmobiliario

Una de las tendencias que se está consolidando es la contratación de hipotecas online. Cada vez son más las personas que optan por este tipo de servicio como forma para ahorrar tiempo y costes. En este sentido, Silvia Escámez afirma que «las hipotecas online ofrecen mayor transparencia, precios más bajos, menos vinculación a otros productos, más ofertas y oportunidades de negociación y la conveniencia de poder completar el proceso desde cualquier lugar y en cualquier momento«. Una tendencia que se está viendo también entre los profesionales del sector inmobiliario. Según Escámez “no solo el cliente contrata la hipoteca online sino que el agente inmobiliario se ha digitalizado también”.

Aquí las entidades bancarias están realizando un gran esfuerzo de digitalización, al ver las ventajas inherentes al propio sistema. Según la directora de Prohipotecas, “para la banca la hipoteca sigue siendo el producto estrella para captar clientes”. En cuanto al tipo de hipoteca, seguirá aumentando la de tipo fijo. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2020 el 48% de las hipotecas se formalizaron a tipo fijo, frente al 42% de 2019 y al 39% de 2018. Así pues, los bancos se han visto obligados a endurecer las condiciones de concesión de préstamos en aras de equilibrar los índices de morosidad. Para ello han aumentado también el número de moratorias concedidas. Aún así, Silvia Escámez cree que «las condiciones de las hipotecas tendrán que ajustarse al alza para compensar el detrimento de negocio y las pérdidas».

Necesidad de rehabilitación de inmuebles

Otra de las tendencias que se está consolidando es el cambio de preferencias a la hora de buscar inmueble. los largos periodos vividos en casa han hecho que las personas vean los inconvenientes de sus actuales viviendas. Así pues, según afirma el Coordinador General de FAI, José María Alfaro, “el factor localización a la hora de tomar la decisión de compra ha bajado en importancia frente a factores como el tamaño, la luminosidad o la terraza». Esto ha provocado, según el experto inmobiliario, «que una parte de la demanda se haya desplazado a áreas más periféricas de los centros urbanos principales, en las que hay una buena conexión vía ferroviaria o por carretera”.

En este sentido, la balanza se va a inclinar hacia inmuebles más grandes y con acceso a espacios exteriores, pero también hacia aquellos más sostenibles y eficientes energéticamente. Y es que según un estudio de FAI, la necesidad de rehabilitación de muchos inmuebles es urgente. La organización afirma que la media de edad del parque de vivienda usada actual en España es de 40,1 años. Esta situación hace imperante la necesidad de políticas públicas que incentiven la rehabilitación de los edificios. Como principales deficiencias que presentan estos inmuebles o edificios, se encuentran la ausencia de ascensor y rampas de acceso, poco espacio exterior o un deficiente aislamiento térmico.