La decisión de comprar una vivienda nueva en régimen de cooperativa es la opción preferente para cada vez más compradores. Sin embargo, como ocurre con otro tipo de vivienda a estrenar, es conveniente tener claras cuáles son sus ventajas e inconvenientes antes de decidirse por esta vía.

¿Qué es una cooperativa de vivienda?

Una cooperativa es una organización que agrupa a varias personas con la finalidad de realizar una actividad empresarial. En este caso, construir una agrupación de viviendas. Su funcionamiento se basa, como su propio nombre indica, en la cooperación de todos sus socios para poder llevar a cabo la actividad.

Ventajas de comprar en régimen de cooperativa

Una de las razones más habituales para elegir comprar una vivienda en régimen de cooperativa pasa por una serie de ventajas que presenta este sistema de adquisición. Destacan las siguientes:

  • Ahorro: aquel ciudadano que compra en régimen de cooperativa lo hace a un precio más bajo, porque en este caso se compra la vivienda a precio de coste. eso significa que nos ahorraremos entre un 20% y un 30%, si lo comparamos con otro tipo de vivienda. También los gastos de gestión de la compra serán menores.
  • Fiscalidad: Por otro lado, este sistema de adquisición permite planificar mejor los pagos además de beneficiarse de una fiscalidad más favorable. Recordemos que las cooperativas están exentas de pagar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD), así como del IVA de la adquisición del suelo.
  • Poder de decisión: Por último, otra gran ventaja que presentan las viviendas en régimen de cooperativa, es que al eliminar la figura del promotor, es el cooperativista el que asume este papel por lo que se puede implicar totalmente en cada decisión del proceso de diseño y construcción de la vivienda.
  • Transparencia: Al hilo del punto anterior, al tener más poder el cooperativista, el proceso de toma de decisiones es mucho más transparente, además de más democrático ya que éste tendrá el mismo peso que los demás cooperativistas. A esto le sumamos que no hay cabida a la especulación porque está prohibida la venta de los pisos a un precio superior al adquirido en primer término.

Desventajas de las cooperativas

Como toda cuestión siempre existen contras a la opción de elegir meterse en una cooperativa. Ahora enumeramos las siguientes desventajas.

  • Desembolso inicial: Para formar parte de una cooperativa el interesado deberá abonar entre un 20 y un 30% del precio de la vivienda para que las obras puedan comenzar. Esto significa que el comprador deberá tener esta cantidad de dinero ahorrado y listo para entregar.
  • Cuidado con los fraudes. Si optamos por comprar una vivienda en régimen de cooperativa debemos comprobar que la empresa está registrada en el Registro de Cooperativas de tu Comunidad Autónoma. Esto es garantía de que es una empresa legal. Es cierto que en otros países europeos esta forma de comprar una vivienda está más extendida que en España, pero cada vez es más habitual hacerlo de esta manera y por tanto los controles son mayores.
  • No hay un precio cerrado: cuando se compra una vivienda en régimen de cooperativa el precio inicial que nos costará la vivienda lo sabemos, pero no el precio final. Esto se debe a la alta probabilidad de que haya gastos no previstos inicialmente, que pueden acontecer durante la construcción de los inmuebles. Esto podría resultar en un encarecimiento del montante total.
  • Pérdida de dinero relativo a los gastos. Si un cooperativista se echa atrás y decide que ya no quiere la vivienda, podrá pedir la devolución del dinero ya aportado para la construcción de su vivienda. Sin embargo, no le devolverán los gastos ya pagados.