Obligatoriedad de la fianza de alquiler

La fianza legal para los contratos de arrendamiento se encuentra regulada en el artículo 36 de la Ley de Arrendamientos Urbanos que establece lo siguiente en cuanto a la entrega:

  • La obligatoriedad de su entrega en el momento de la firma del contrato.
  • La entrega en metálico.
  • El importe de una mensualidad de renta de fianza para los arrendamientos de vivienda y de dos mensualidades para los arrendamientos de uso distinto al de vivienda.

Por lo tanto, la fianza legal se debe entregar por el arrendatario al arrendador en el momento de la firma del contrato de arrendamiento. Por aplicación de la ley se debe entregar en metálico, pero es habitual que se entregue mediante cheque bancario o cheque conformado.

El importe de la fianza varía en función del tipo de inmueble que se alquila. Si se trata de una vivienda la fianza es de un mes de renta, y si se trata de un local comercial, oficina o nave industrial, por ejemplo, el importe es de dos meses de renta.

Actualización de la fianza

El citado artículo 36 de la LAU establece que durante los tres primeros años de contrato la fianza de alquiler no podrá ser actualizada, pero si el contrato se prorroga la fianza se podrá actualizar para disminuir o aumentar y adaptarse a la renta revisada.

En cuanto a la forma de la actualización se aplicará lo acordado por las partes, y si no han acordado nada se aplicará para la fianza la forma de actualización establecida para la renta del arrendamiento.

Depósito, incumplimientos que cubre y devolución

En cuanto al depósito de la fianza cada Comunidad Autónoma ha establecido una regulación, por la que se establecen unos determinados plazos para depositarla a contar desde la fecha de firma del contrato y un régimen sancionador para el caso de falta de depósito.

Tanto la fianza como las garantías complementarias que entregue el arrendatario al arrendador tienen la finalidad de cubrir los incumplimientos derivados del contrato de arrendamiento tanto de tipo económico (pago de la renta y cantidades asimiladas) como los relativos a la conservación y mantenimiento del inmueble.

En cuanto a la devolución al arrendatario de la fianza legal una vez que termina el contrato el artículo 36.4 de la LAU establece lo siguiente: El saldo de la fianza en metálico que deba ser restituido al arrendatario al final del arriendo, devengará el interés legal, transcurrido un mes desde la entrega de las llaves por el mismo sin que se hubiere hecho efectiva dicha restitución”.

Lo anterior no quiere decir que el arrendador tiene un mes para devolver la fianza al arrendatario, sino que a partir del mes devengará el interés legal.