Frente a los problemas actuales de la vivienda, una de las nuevas fórmulas que ha aparecido en los últimos años es la cooperativa de viviendas. Consiste en una entidad sin ánimo de lucro creada por un grupo de individuos que se reúnen para adquirir una vivienda de forma económica y participativa.

Como socios de una cooperativa, las personas intervienen en todas las decisiones que afectan a la vivienda de forma democrática y, en principio, en todas las intervenciones prima la persona por encima del capital.

Esta nueva vía de acceso a la vivienda cada día está teniendo más aceptación. Mientras en otros países como Alemania, Holanda o Austria ya es una realidad, sobre todo en el proceso de recuperar edificios viejos, en España ya está empezando a tener un número considerable de seguidores.

Un total de 101 proyectos cooperativos en España

Según Concovi, la Confederación de Cooperativas de Viviendas y Rehabilitación de España, el año pasado se desarrollaron un total de 101 proyectos cooperativos. Todo un esfuerzo que generó la construcción de 8.079 viviendas con una inversión de 2.018 millones de euros.

Pero eso no es todo. La patronal de la cooperativa de viviendas ha comunicado que, gracias a estos proyectos llevados a cabo, se han generado 36.500 puestos de trabajo durante 2018.

Actualmente Concovi es la única asociación que aúna las cooperativas de viviendas. Con más de 2.500 afiliado, la organización tiene como misión principal defender al cooperativista. En palabras de la propia patronal, todas las cooperativas que entran a tomar parte de Concovi “Pasan por un riguroso proceso previo de auditoria y de homologación que garantiza el cumplimiento de la ley y la defensa de los intereses y ahorros del cooperativista.“