El Instituto Nacional de Estadística ha publicado hoy mismo los números de la compraventa de viviendas en 2018 y se ha marcado un récord que no se conseguía desde 2008, con 515.051 operaciones cerradas, un 10’1% más que el año anterior.

El crecimiento este año ha sido, pero, el más moderado desde 2014. Por aquel entonces, las operaciones de compraventa de viviendas aumentaron un 2%. En el 2015 el incremento ya fue considerable, del 11’5%; en el 2016 fue del 14%; y en el 2017, creció un 15’4%. Cabe recordar que en los años de la crisis, el descenso fue notable llegando a un desplome del 39% en 2009.

Las compraventas de fincas inscritas en el registro de la Propiedad han aumentado un 9’2%, con un total de 1.025.039 transacciones realizadas. De este poco más de un millón de fincas registradas, un 86’4% correspondieron a fincas urbanas (un total de 886.133) y un 13’6% a fincas rústicas (138.906). De las fincas urbanas, el 58’1% fueron viviendas (515.051) que significó un crecimiento del 10’1% respecto a los datos del 2017. El crecimiento interanual de las fincas urbanas fue del 3’9%.

Se han cerrado 465.083 operaciones de compraventa de vivienda libre, el 90’3% del total de operaciones de compraventa de viviendas, con un aumento interanual del 10’1%. El resto, el 9’7% corresponden a las viviendas de protección, con un total 49.968 viviendas y un crecimiento del 10’3% respecto al 2017. También hay que destacar que la vivienda de segunda mano ha aumentado su cuota un 9’9% respecto al año pasado, cerrando un total de 422.531 operaciones (82% del total de operaciones de compraventa de viviendas). La obra nueva ha crecido aún más respecto al 2017, un 11’1% que corresponde a 92.520 viviendas vendidas (un 18% del total).

Por otro lado, las comunidades que más han favorecido el crecimiento de la compraventa de viviendas son Comunidad Valenciana (2.010), Baleares (1.641) y Andalucía (1.537). Las comunidades que mejores crecimientos interanuales registraron fueron Región de Murcia (24,3%), La Rioja (18,9%) y Castilla–La Mancha (18,1%). Por su parte, Illes Balears (–2,9%), Cataluña y Canarias (ambas con 4,0%) registraron las tasas de variación anual más bajas.