Semana Santa es un buen momento para desconectar. Pero para disfrutar de un destino paradisíaco no hace falta irte muy lejos. Aquí te proponemos cinco destinos increíbles en donde podrás alquilar unas casas de temporada espectaculares.

5 destinos para una escapada de lujo

Benalmádena (Málaga)

Ubicada en el epicentro de la Costa del Sol, la población de Benalmádena es uno de esos parajes de costa que no puedes dejar de visitar. A sólo 11 km del aeropuerto los visitantes pueden disfrutar de la belleza de sus parajes frente al mar, de un clima inmejorable y de una amplia oferta de actividades culturales.

 

Alcanar (Tarragona)

Paisaje, patrimonio y gastronomía son los tres pilares que conforman la población tarraconense de Alcanar. Un destino ideal para desconectar del mundanal ruido y disfrutar de unos días de tranquilidad y paz en familia. Entre la Sierra del Montsià y el  mar Mediterráneo tienes ante ti la combinación perfecta de un mar y montaña.

 

Bagnères-de-Luchon (Francia)

Población de montaña, ciudad termal y área de esquí.  Geográficamente situada en la región de Mediodía-Pirineos, Luchon es un paraíso escondido con todo lo que necesitas para pasar unas vacaciones a todo lujo. Turismo activo para los amantes de la naturaleza y la nieve y turismo de relax para los que quieren disfrutar de la tranquilidad.

 

Benissa (Alicante)

Aunque toda la Costa Blanca enamora por sus playas, esta pequeña población alicantina destaca por sus recónditas calas y por su autenticidad. Sin haber sufrido la especulación inmobiliaria de otras poblaciones vecinas, encontramos un pequeño pueblo pesquero con encantadoras reminiscencias de la época medieval.

 

Bárcena de Cicero (Cantabria)

La provincia de Cantabria aguarda pequeñas poblaciones llenas de gran  belleza y patrimonio histórico. Una de ellas, Bárcena de Cicero destaca por la Reserva Natural de las Marismas de Santoña, un entorno natural impresionante para poder desconectar.