El precio del alquiler sigue subiendo tras las reducciones destacadas de 2020 y 2021. Por lo que alquilar ahora un piso es más caro que el pasado año. Veamos las cifras de estas subidas, periodos, lugares más caros y posibles previsiones.

El último informe de idealista apunta a que el precio del alquiler de viviendas en España se incrementó un 4,2% durante los últimos tres meses. A finales de junio, arrendar una vivienda en nuestro país tenía un coste de 11,2 euros por metro cuadrado, una cifra que es un 1,6% más elevada que del mes de mayo.

Cuáles son las capitales más caras

Un total de 43 capitales suben sus precios en estos últimos tres meses. Destaca Teruel como  la capital en la que más ha crecido el precio del alquiler durante estos meses, con un incremento del 13,8%. También es importante el aumento registrado en Las Palmas de Gran Canaria, donde han subido un 8,4%, seguida por Girona (7,3%) y Cuenca (7,3%). En Barcelona, la subida alcanzó el 6,6%, mientras que en Madrid se ha quedado en el 4,6%.

Las ciudades más caras, sin sorpresas

De igual forma que el anterior trimestre, Barcelona sigue siendo la ciudad más cara para alquilar casa de toda España. Presenta una cifra de 17,2 euros/m2/mes, seguida por Madrid (15,7 euros/m2/mes) y San Sebastián (15,3 euros/m2/mes). Le siguen Bilbao (12,7 euros/m2/mes) y ya en quinto lugar está Palma (11,9 euros/m2/mes).

https://www.yaencontre.com/noticias/vivienda/pisos-en-los-barrios-del-centro-de-la-ciudad-comodidad-y-buena-ubicacion

Alquiler en primera línea de playa, más caro que hace un año

A diferencia de los dos años anteriores, ahora el alquiler de una casa en primera línea de playa es un 10% más caro que hace un año. En total alcanza los 1.016 euros semanales de media en España, 90 euros más que el año pasado y 190 euros más que en 2020, según el informe ‘Alquiler Costa’ de Tecnitasa.

En este sentido, Cataluña es el destino donde los alquileres suben más en julio y agosto respecto al año anterior. Tarragona también es destacada, con un incremento del 15,2%; Girona, con subidas del 12,6%, y Barcelona, con un aumento medio del 9,5%.

Desde Tecnitasa ponen un ejemplo: para alquilar en la playa de Salou (Tarragona) hay que desembolsar 1.370 euros a la semana de media, mientras que en Cadaqués (Girona) la media está en 1.500 euros y Sitges (Barcelona) tiene una media de 1.600 euros a la semana por alquilar una vivienda.

Previsiones

Las agencias inmobiliarias prevén un frenazo en la actividad del mercado de la vivienda y subidas de precios para el tercer trimestre del año, según la última Encuesta de Sensibilidad Inmobiliaria (ESI) elaborada por el portal inmobiliario idealista.

Así, las previsiones de las agencias inmobiliarias para la compraventa de viviendas se unen a un mercado del arrendamiento que lleva anticipando escasez de nueva oferta de pisos en alquiler desde hace tiempo. El portal asegura que el índice de alquiler crece algo menos de dos puntos (+1,6 puntos), hasta los 63,2 puntos, debido, sobre todo, a las expectativas de las agencias inmobiliarias de que los precios del alquiler van a seguir subiendo.

En cuanto a la captación de nuevos pisos para alquilar y el cierre de arrendamientos, la tendencia mayoritaria apunta a que los precios se mantendrán o subirán, elevándose el peso de las agencias inmobiliarias que piensan que habrá más ralentización de la actividad que hace tres meses.

Menos oferta

La decisión del Gobierno sobre la limitación de un 2% la subida del precio de los alquileres en aquellos contratos que deban revisarse hasta el 30 de junio no es bienvenida para el sector inmobiliario.

Iñaki Unsain, presidente de la Asociación Española de Personal Shopper Inmobiliario (AEPSI), cree que si se trata de una ley que tiene vigencia solo hasta junio es más una ley efectista que algo que vaya a tener implicaciones en el mercado inmobiliario.

Esto, según el experto, provoca inseguridad jurídica en el valor de la vivienda como inversión. Montse Moreno, vicepresidente de AEPSI, explica “parece ser que a los únicos que no les afecta la crisis, según el Gobierno, es a los propietarios de inmuebles, aunque no tienen en cuenta que la mayor parte son pequeños propietarios y que las rentas de los alquileres es una manera de complementar sus ingresos”.

Unsain concluye entonces destacando que “este tipo de decisiones provocarán que los propietarios decidan retirar sus viviendas del mercado y la oferta se podría reducir un 20%”.