Normalmente las reformas en casa las hacemos en el momento en que necesitamos cambiar algo, sea porque se ha estropeado o porque lo preferimos de otra manera. Pocas veces pensamos en qué época es mejor para hacerlas, y en si el clima puede influir de alguna manera.

Pros y contras de cada estación para hacer reformas en casa

Primavera

La mayoría de días de primavera son laborables, excepto Semana Santa y algún día suelto. En los meses de mayo y junio es recomendable hacer reformas en casa como la pintura general, los alicatados, las conducciones de calefacción o gas y las instalaciones eléctricas.

También es una época perfecta para hacer reformas en el jardín, pues la mayoría de plantas se deben sembrar en esa época para que en verano y otoño florezcan.

Verano

Uno de los grandes beneficios del verano es que, en general, hay más vacaciones, lo que permite que nos lo tomemos con más clama. Eso es, a su vez, un problema, ya que si tenemos que pedir licencias o permisos tenemos que tener en cuenta que los tiempos de tramitación y concesión serán distintos a los del resto del año. Además, muchas empresas hacen vacaciones y hay más limitación de horario y ruido.

También hay algunos materiales que con el calor pueden verse afectados, por eso se tiene que tener en cuenta la ubicación de la vivienda. El cemento, la pintura, el barniz y el yeso tienen un secado peor con temperaturas elevadas. Si queremos hacer reformas en casa y esta se encuentra en un lugar caluroso, mejor evitar el verano.

Así que, si necesitamos licencias o permisos especiales, debemos tener en cuenta los tiempos de concesión por parte del ayuntamiento, así como sus días de descanso y tramitar la solicitud con la antelación necesaria para que nada nos impida comenzar a reformar nuestro hogar tal y como teníamos planificado.

Otoño

En otoño las temperaturas son más favorables para bastantes materiales, y es más sencillo contratar a profesionales que en época de vacaciones. Siempre será mejor escoger las semanas que llueva menos para que todo seque más rápidamente. Además, si la obra es en exterior no se podrá trabajar con mucha lluvia o viento, por lo que se deberá mirar siempre la previsión del tiempo antes.

Las mejores reformas en casa para hacer en otoño son la fontanería, los alicatados, la pintura, el yeso, el barniz y quitar las humedades.

Invierno

El invierno tiene el mismo problema que el verano: muchos días festivos y de vacaciones. De diciembre hasta el 8 de enero no es recomendable hacer reformas en casa, por lo que si escogemos esta época deberá ser a partir del día 8.

Siempre dependerá mucho del clima del lugar en que esté nuestra vivienda y de los extremos de frío a los que se llegue. Si estamos en la montaña, por ejemplo, seguramente nieve y se complique la obra.