En un tiempo, hay determinadas zonas que han despuntado y son más demandadas. El teletrabajo por la covid ha hecho que la costa, zonas periféricas y la montaña sean área deseas por todos  y cada vez se venden más casas en una zona de esquí. Veamos por qué y algunas de la mejores casas cerca

Según Instituto de Valoraciones, hay un cierto interés de los esquiadores por disfrutar de esta temporada de esquí y ello tiene  un impacto favorable en el mercado inmobiliario. Desde la Asociación Turística de Estaciones de Esquí y Montaña de España (ATUDEM) destacan que sus estaciones han invertido 38,2 millones de euros para mejorar las instalaciones, además de sus buenas expectativas para la temporada 2021-2022.

Los datos del INE indican que, en el tercer trimestre del 2021, el número de compraventas de vivienda en Huesca, Granada y Lleida, zonas donde se ubican algunas de las principales estaciones de esquí de España, aumentó con porcentajes muy significativos con respecto al año anterior. En julio del 2021, por ejemplo, la variación interanual fue del 53% en Huesca, 48% en Lleida y 41% en Granada.

Por qué comprar una casa en una zona de esquí

Grandes posibilidades de rentabilidad

Algunos inversores están interesados en adquirir inmuebles en estas zonas con el objetivo de obtener rentabilidad a través del alquiler vacacional. A eso hay que añadir las buenas oportunidades de inversión que hay actualmente en el mercado.

Las estaciones de esquí no llaman solo la atención de los esquiadores, sino también de todas aquellas personas que buscan pasar unos días en la naturaleza y el ocio.

Segunda residencia

Con la bajada de precios desde que la Covid apareció en nuestras vidas, muchas personas han optado en una segunda residencia donde desconectar, teletrabajar y tener grandes espacios en el caso de haber nuevos confinamientos.

Valor refugio

En las zonas donde se ubican las estaciones de esquí, la vivienda se posiciona como un valor refugio por su cercanía a instalaciones deportivas, sus opciones de turismo o su ubicación en entornos tranquilos donde pasar el tiempo libre o el día a día.

Las mejores viviendas cerca de las pistas de esquí

Casas en Lleida

En la Vall d’Aran, justamente en los pirineos de Lleida, encontramos una casa en Naut Aran, en el Pirineo de Lleida, y al lado de las  pistas de esquí de Baqueira. Es muy soleada y con zonas verdes comunitarias. Excelente para vivir, ir de vacaciones, teletrabajar e ir a hacer deporte.

Casas en Sierra Nevada

Este chalet a la venta se ubica en pleno Parque Nacional de Sierra Nevada, en Granada. Cuenta con vivienda de varias alturas distribuida en salón-comedor con chimenea, cocina independiente amueblada, 4 dormitorios y 3 baños.

Además presenta un garaje cerrado y accesible desde el interior de la vivienda. La finca se sitúa al este del centro del municipio de Monachil, a los pies de la carretera A-395. Se trata de un entorno único en el que practicar deportes de montaña, senderismo, etc.

Casas en el Pirineo Aragonés

Hay diversos chalets pareados ubicados en la zona de La Cantera de Jaca, ambos con una bonita decoración tanto rústica como moderna. Algunos tienen bodega con chimenea, cocina en la misma planta y garaje para tres plazas.

Desde el jardín de 480 m2, se accede a un gran salón comedor, un aseo y una amplia cocina independiente con comedor y despensa. En la planta superior se encuentran las cuatro habitaciones, una tipo suite con baño y terraza con unas inmejorables vistas a la Peña Oroel y un baño completo.

Casas en el Pirineo Catalán

Casa pareada en Salardu en ‘Pleta Nautada’ con 160 m2 útiles distribuidos en planta garaje de 48 m2 acceso a planta baja con salón, comedor, cocina, acceso peatonal de la casa, chimenea y terraza de 60 m2.

Arriba hay dos dormitorios dobles y un baño completo, y en la siguiente media planta dos dormitorios dobles y otro baño completo y en la planta bajo cubierta en dos alturas un salón estar grande.

Casas en el Pirineo Aragonés

Chalet pareado ubicado en urbanización privada, en el precioso pueblo de Aratorés, cerca de Castiello y a escasos 8 minutos de Jaca y a 12 minutos de las pistas de Ski de Candanchú y Astún.

La casa está en perfecto estado de conservación, con una superficie de unos 106 m2 útiles, distribuidos en cuatro plantas, con plaza de garaje amplia para vehículo grande, trastero privado, zona diáfana tipo bodega-salón, salida de humos, instalación de caldera, etc.

Salón comedor con cocina americana, completamente equipada, acceso a terraza privada y zona común de la urbanización. En la primera planta hay una habitación principal que consta de dormitorio con baño completo y balcón.

Luego un ático abuhardillado con cama grande, baño completo con plato de ducha, mirador y un pequeño balcón. Toda la vivienda es exterior, con múltiples ventanas, con contraventanas y mosquiteras, orientación éste y sur, sol durante todo el día.